fbpx

TUESTES Y MOLIENDAS

Existen muchos tipos, estilos y métodos de tueste de café, pero depende de las características propias del grano (variedad, región, altura, densidad, humedad) elegir ciertos perfiles de tueste con la finalidad de exaltar las bondades de cada café. El proceso de tueste está completamente ligado a las habilidades de cada tostador en el manejo de las reacciones físicas y químicas de cada lote de café.
Generalmente los tuestes de café se pueden dividir en tres tipos: claros, medios y oscuros. Sin embargo, son etiquetas genéricas, pues dentro de cada una de estas categorías existen varios tipos de tueste. Por ejemplo, dentro de los claros se encuentran los tuestes Cinnamon, American, e incluso el City; en los tuestes medios está el City Plus Roast o Full City; en la categoría de los oscuros encontramos el famoso Italian Roast o el preciado French Roast.

Esta es una pregunta muy controversial, últimamente en la comunidad internacional ha generado grandes debates. Podemos argumentar que el mejor tueste es aquel que se adapta a los hábitos y al gusto de las personas de una región determinada, sin pasar por alto el método de preparación del café, el cual requiere un perfil de tueste específico. Antes de todo, no es posible y no hay manera alguna de poder realizar tuestes excelentes sin granos de café verde de alta calidad.
El método de extracción empleado es fundamental para determinar el tipo de tueste idóneo. Indudablemente para los métodos de filtrado por gravedad es importante emplear un tueste claro (en algunos casos tuestes medios), pues así será posible obtener los perfiles organolépticos que se buscan específicamente, es decir, percibir el dulzor, los aromas y la fragancia.
Se podría considerar una falla técnica intentar preparar un espresso con un tueste claro o pretender hacer un café de filtro con un tueste oscuro, puesto que los perfiles de tueste no son los indicados para cada método.
Los tuestes medios pueden funcionar bien tanto en métodos de filtro y gravedad como en máquina profesional. Únicamente se tiene que advertir que en el primer caso el resultado será una bebida un poco más fuerte y en el segundo una taza de intensidad media. Todo dependerá del gusto y lo que busca cada persona.
En resumen, de nada serviría tener un grano de calidad suprema si el tueste no es el adecuado para el método de extracción al cual se someterá el café.

Todas las cafeterías y restaurantes tienen un molino para ofrecer bebidas con café recién molido.

Moler el café en casa acorde al método que emplearemos y justo en el momento de prepararlo es perfecto para poder percibir la fragancia, el aroma y obtener una taza sensacional.

No obstante si se siguen las indicaciones de cuidado y almacenamiento se pueden obtener grandes resultados.

Sólo recuerda que es necesario pedirle a tu proveedor de café la molienda adecuada.

Si compras café molido te recomendamos que lo hagas en empaques pequeños para que puedas consumirlo en menos tiempo y mantenerlo en buen estado.

Cada método de extracción requiere un tueste y una molienda especial.
La molienda junto con el tueste determina de gran manera la calidad de la bebida, por lo tanto, es fundamental elegir el tipo de molido.
Existe una regla básica: a menor tiempo de contacto con el agua y mayor presión de extracción es necesario una molienda fina y a mayor tiempo de contacto con el agua y menor presión de extracción el café requiere una molienda gruesa.