fbpx

LA CALIDAD DEL CAFÉ

Esta es una de las preguntas más interesantes debido a que no se puede responder sin describir y tomar en cuenta elementos o variantes que sólo en su conjunto determinan la calidad del café. Podemos decir que el cultivo, la cosecha, el beneficio, el secado, el curado, la limpieza, la clasificación, el tostado y el molido determinan la calidad del café. No se puede tener un café de excelencia si alguno de estos procesos no se realizó con buenas prácticas.

De manera general, en el cultivo del café intervienen tanto factores controlables inherentes al uso de prácticas agrícolas para evitar plagas o al manejo de las propiedades fértiles del suelo como factores incontrolables propios del clima como lo son la lluvia o la temperatura.

Es importantísimo tener en cuenta que el proceso de la caficultura se divide en varias etapas y que todas las prácticas y métodos se reflejarán en la taza.

La respuesta es muy sencilla: todas. Cada una de las etapas por las que pasa el café, desde el cultivo hasta el tostado, son fundamentales. Una vez que se obtienen granos de café verde gracias a las buenas prácticas agrícolas no se puede descuidar ni un detalle en los procesos siguientes.